“Cazadores de Sombras”: “Ciudad de Ceniza”

¡Estamos de vuelta señores! Una nueva entrega en la que, esta vez, hemos reunido nuestras frases favoritas del segundo libro de la saga Cazadores de Sombras:

  • <<-Sólo porque dijeras que los demonios dragones estaban extintos… (Alec)

-Dije que estaban extintos en su mayoría. (Jace)

-Extintos en su mayoría es NO LO BASTANTE EXTINTOS. (Alec)

-Entiendo, pues haré que cambien lo que aparece en el libro de texto de demonología, de «casi extintos» a «no lo bastante extintos para Alec. Él prefiere a sus monstruos realmente, realmente extintos». ¿Contento? (Jace)>>

  • <<-¿Recuerdas aquella canción que les cantabas a Isabelle y a Alec… cuando eran pequeños y tenían miedo de la oscuridad, para que se durmieran? (Jace)

-¿De qué estás hablando? (Maryse)

-Solía escucharte a través de las paredes. El cuarto de Alec estaba junto al mío. Era en francés. La canción. (Jace)

-No sé por qué recuerdas algo así. (Maryse)

-A mí nunca me la cantaste. (Jace)

-Ah, tú. Tú nunca tuviste miedo a la oscuridad. (Maryse)

-¿Qué clase de niño de diez años no le tiene nunca miedo a la oscuridad? (Jace)>>

  • -¿Tienes que ser tan…? (Clary)

-¿Desagradable? Únicamente los días en los que mi madre adoptiva me echa de la casa con instrucciones de no volver a ensombrecer su puerta otra vez. Por lo general, soy extraordinariamente bonachón. Ponme a prueba cualquier día que no esté entre el lunes y el domingo. (Jace)

  • -No quiero ser un hombre, quiero ser un adolescente dominado por la agustia que no puede enfrentarse a sus demonios interiores y por eso ataca verbalmente a otras personas.(Jace)

-Bueno, pues lo estás haciendo de maravilla. (Luke)

  • -Si dices que los Hijos de la Noche no están involucrados en estos asesinatos, entonces aceptaré tu palabra. Estoy obligada a hacerlo, a menos que otras pruebas salgan a la luz. (Maryse)

-¿A la luz? Ésa no es una frase que me guste. (Raphael)

  • <<-¿Sabes lo que hace el cuclillo, Jonathan Morgenstern? (Imogen)

-¿El qué? (Jace)

-El cuclillo. Ya sabes, los cuclillos son parásitos. Ponen sus huevos en los nidos de otros pájaros. Cuando la cría nace, el bebé cuclillo tira a todas las otras crías fuera del nido. Los pobres padres pájaro se matan trabajando intentando encontrar comida suficiente para alimentar a la enorme cría del cuclillo que asesinó a sus pequeños y ocupa su lugar. (Imogen)

-¿Enorme? ¿Me acaba de llamar gordo? (Jace)

-Era una analogía. (Imogen)

-No estoy gordo. (Jace)>>

  • <<-No defiendas a tu padre ante mi. Le conocí. Fue el más vil de los hombres. (Imogen)

-¿Vil? ¿Quién dice «vil»? ¿Qué significa eso siquiera? (Jace)

-Eres realmente arrogante. E intolerante. ¿Te enseñó tu padre a comportarte así? (Imogen)

-No con él. (Jace)

-Le estás imitando[…] Supongo que te educó para ser igual que él. (Imogen)

-Sí, se me entrenó para ser un genio malvado desde una edad temprana. Arrancando las alas de las moscas, envenenando el suministro de agua de la tierra…, me dedicaba a estas cosas en el jardín de niños. Supongo que tenemos suerte de que mi padre fingiera su propia muerte antes de que llegara a la parte de mi educación dedicada a la violación y el saqueo, o nadie habría estado a salvo. (Jace)>>

  • -No sé nada sobre eso. Pero fue Valentine. Lo vi. De hecho, llevaba la Espada cuando bajó a las celdas y se burló de mí a través de los barrotes. Era como una película mala, sólo le faltó retorcerse el bigote. (Jace)
  • -¿Está muerto? Parece muerto. (Magnus)

-No. No está muerto. (Maryse)

-¿Lo han comprobado? Puedo patearlo si queréis. (Magnus)

  • -¿Sabe tu brujo que Jonathan es un testigo de la mayor importancia para la Clave? (Imogen)

-Él no es mi brujo. (Alec)

  • -Venimos a ver a Jace. ¿Está bien? (Clary)

-No lo sé. ¿Es normal en él permanecer tumbado así en el suelo sin moverse? (Magnus)

  • -Isabelle dice que la reina de la corte Seelie solicitó una audiencia con nosotros. (Alec)

-Sí, claro. Y Madonna me quiere a mí como bailarín de refuerzo en su siguiente gira mundial. (Magnus)

-¿Quién es Madonna? (Alec)

  • -Mamá y papá no estarán nada contentos si lo descubren. (Isabelle)

-¿Que liberaste a un posible criminal intercambiándolo por tu hermano a un brujo que parece una especie de Sonic el Erizo en versión gay y se viste como el Roba Niños de Chitty Chitty Bang Bang? No, probablemente no. (Simon)

  • -Oh, eso ha sido divertido. (Isabelle)

-Este año para Navidad voy a regalarte un diccionario. (Jace)

-¿Por qué?(Isabelle)

-Para que puedas buscar “divertido”. No estoy seguro de que sepas lo que significa. (Jace)

  • -El amor hace mentirosos a los de tu especie. (Reina Seelie)
  • -No sucede a menudo que tenga cazadores de sombras jóvenes dentro de mi esfera de acción. Como nosotros, vosotros remontáis vuestra ascendencia a los cielos. (Reina Seelie)

-Pero a diferencia vuestra, no hay nada del infierno en nosotros. (Jace)

-Sois mortales; envejecéis, morís. Si eso no es el infierno, te ruego me digas qué es. (Reina Seelie)

  • -Ah, por el Ángel. Mira, si no hay otro modo de salir de aquí, besaré a Simon. Lo he hecho antes, no es tan malo. (Isabelle)

-Gracias. Resulta de lo más halagador. (Simon)

-Es una lástima, pero me temo que ese tampoco servirá. (Reina Seelie)

-Bueno, pues yo no voy a besar al mundano. Prefiriría quedarme aquí abajo y pudrirme. (Jace)

-¿Para siempre? Para siempre es una barbaridad de tiempo. (Simon)

-Lo sabía. Quieres besarme, ¿verdad? (Jace)

-Claro que no. Pero si… (Simon)

-Imagino que es cierto lo que dicen. No hay heterosexuales en las trincheras. (Jace)

-Es ateos, imbécil. No hay ateos en las trincheras. (Simon)

  • ¿Para qué necesitas el teléfono, Alec? (Isabelle)

-Sólo lo necesitamos,- respondió él con impaciencia-. Izzy… (Alec)

-Si vas a enviarle un mensaje de texto a Magnus para decirle “creo k rs guay”, voy a matarte. (Isabelle)

-¿Quién es Magnus?- preguntó Max.

-Un brujo -dijo Alec.

-Un brujo sexy, sexy -añadió Isabelle a Max, haciendo caso omiso de la mirada de auténtica furia de Alec. Isabelle

  • —Puedes cerrar los ojos y pensar en Inglaterra, si quieres —sugirió Jace.

—Nunca he estado en Inglaterra —repuso Clary, pero bajó los párpados.

Y entonces él la besó.

  • -He dicho que yo no te miro. Al menos intento no hacerlo. (Clary)

-¿Por qué? (Jace)

-¿Por qué crees? (Clary)

-Entonces, ¿por qué? ¿Por qué todo esto con Simon, por qué sigues apartándome, no me dejas estar cerca de ti…? (Jace)

-Porque es imposible. ¡Lo sabes tan bien como yo! (Clary)

-Porque eres mi hermana. (Jace)

  • -Quiero a Simon. (Clary)

-Como quieres a Luke. Y de la misma forma que quieres a tu madre. (Jace)

-No. No me digas lo que siento. (Clary)

-No te creo. (Jace)

-Jace. ¿Por qué me haces esto? (Clary)

-Porque me estás mintiendo. Y te estás mintiendo a ti misma. (Jace)

  • “¿Sabes qué es lo peor que te puede pasar? Que no puedas confiar en la persona que más amas en el mundo” (Simon)
  • -Siempre he pensado que el amor te vuelve estúpido. Te hace débil, un mal cazador de sombras. Amar es destruir. Yo creía eso.

Pensaba que ser guerrero significaba que no te importase nada (…). Y entonces te conocí (…). Y entonces vi lo mucho que amabas a tu madre y a Simon (…). El amor no te volvía débil, te volvía más fuerte que cualquiera que hubiera conocido nunca. Y comprendí que el débil era yo. (Jace)

  • “-Me importa- repuso Clary. -Yo no soy Jace.(Clary)

-Nadie lo es. Y me da la sensación de que él lo sabe.(Maia)

-¿Qué se supone que significa eso? (Clary)

-Ah, ya sabes. Jace me recuerda a un antiguo novio mío. Algunos tíos te miran como si quisieran acostarse contigo. En cambio, Jace te mira como si ya lo hubiéseis hecho y hubiese sido genial. (Maia)

  • -Tengo una estela que podemos usar. ¿Quién quiere hacérmelo? (Jace)

-Una lamentable elección de palabras-, murmuró Magnus. (Magnus)

  • “Nunca había sentido esto por nadie, nunca pensé que pudiera… Pensaba que mi corazón estaba roto para siempre… pero tú…” (Jace)
  • Clary: —No te odio, Jace.

Jace: —Yo tampoco te odio.

‘Clary alzó los ojos hacia él, aliviada.’

Clary:—Me alegro de oír eso..

Jace: —Ojalá pudiera odiarte —replicó él—. Quiero odiarte. Intento odiarte. Sería todo más fácil si te odiara. A veces pienso que sí que te odio y entonces te veo y… ”

  • -¿Por qué, ah, por qué se había metido Jace en una pelea con una manada de lobos? ¿Qué le había llevado a hacer eso? Aunque claro, era Jace. Se metería en una pelea con un camión de gran tonelaje si le viniera en gana. (Clary)
  • -Con Jace no puedes ni elegir tu propio apodo insultante. (Clary)
  • -Pero si no le puedes contar la verdad a la gente que más te importa, al final dejas de ser capaz de decirte la verdad a ti mismo. (Luke)
  • -Siempre que tú casi te mueres, yo casi me muero. (Jace)

-Jamas dudes de mis habilidades para escaquearme, cazador de sombras, ya que son épicas y memorables en su alcance. (Magnus)

  • -Pero sí que puedes confiar en mí. (Clary)

-Antes solía pensar que sí. Pero tengo la sensación de que prefieres llorar por alguien con quien posiblemente jamás puedas estar que intentar ser feliz con alguien con quien puedes estar. (Simón)

Hasta aquí nuestra recopilación de las citas que más nos gustan. ¡Adios!

Diapositiva1

Anuncios
Categorías: Citas | Etiquetas: , , | 1 comentario

Navegador de artículos

Un pensamiento en ““Cazadores de Sombras”: “Ciudad de Ceniza”

  1. Amelia

    En qué página está la frase 23? La de Siempre he pensado que el amor te vuelve estúpido…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: