Cuentos

once upon a timeTodos sabemos que los cuentos son inventados. Se transmitían oralmente, de boca a boca, de madre a hijo, se contaban por la noche, en los días de lluvia, junto al fuego, o a la hora de dormir. Y así a lo largo del tiempo. Todas las civilizaciones antes que la nuestra, todos los pueblo y todas las culturas, todos tenían cuentos. Muchas de estas historias se han perdido, otras cambiaron y algunas, con el tiempo, se transformaron en películas Disney o en libros de colores con grandes letras.

Sin embargo, lo que no se sabe fue quién inventó el primer cuento o por qué lo hizo. A mí me gusta pensar que nació hace muchísimo tiempo, en algún lugar del calendario prehistórico, junto al fuego, en el momento en el que un niño le pidió a su padre que le contara una historia antes de dormir. El padre entonces, inventó una historia de un valiente hombre que no teme a nada, que lucha con esfuerzo y supera todos los peligros. El niño escuchaba a su padre fascinado, y esa noche soñó con ese héroe, prometiéndose que un día, será como él.

En el fondo, los cuentos provienen de los sueños; el de las personas que lo escuchan y el de las que lo narran. Un cuento es la materialización de un sueño. Contar un cuento es poner otra cara a la persona que deseas ser, es darle una historia en la que obtiene finalmente todo lo que tú deseas obtener, es demostrarte que otros han llegado a dónde tú quieres llegar.

peter pan flying

Los niños quieren creer que los cuentos son reales, porque es lo mismo que decir que los sueños se cumplen.

Por eso creo que los cuentos son atemporales. Desde que el hombre aprendió a hablar, comenzó a relatar. La mayoría de nosotros los consideramos destinados únicamente a niños pequeños, pero ¿no son ellos los que tienen mayor capacidad de soñar? Cada uno de nosotros tiene un sueño; un cuento particular oculto, a veces enterrado junto a la inocencia infantil, un deseo a veces no tan inalcanzable que siempre está ahí, por mucho que intentemos esconderlo o desmentirlo por irreal o inmaduro.

rel fairy tales

Pero madurar no es dejar de soñar. No es olvidar los cuentos. Al contrario, crecer es encontrar tu propio sueño y realizarlo. Madurar es saber que todos los héroes lucharon y sufrieron mucho antes de encontrar a su princesa. Es luchar por tu sueño hasta el final.

Una vez me preguntaron cómo sería mi vida si fuera un cuento.

Mi vida es un cuento. La tuya también, ¿por qué no luchar por un final

feliz?

Nos leeremos.

Anuncios
Categorías: Nuestras historias, Uncategorized | Etiquetas: , , , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: