Carta a un ex-lector

Tú me dices que juego con las palabras, que me las saco de las chistera y las frases ya están hechas. ¡Ay! amor mío… si supieras que eres la razón por la que escribo, que las palabras no las escribo yo,  sino tú en mi cabeza, si vieses los tachones, las manchas de lágrimas en el papel, mi escritorio casi tan desordenado como mi vida entenderías cuál es el propósito, el objeto y la persona que ha movido hasta el más corto y peor de los relatos.
Te conocí y querías leerme, me exigía tanto a mí misma solo para complacerte, solo para oir que tu gustaba, que esas ideas, que esa historia te complacía. Y de repente te fuiste,  o me fui de ti como el turista abandona la playa o como la marea vuelve a bajar.
Y ahora, que el soldadito de plomo ha abandonado a su bailarina, ¿Quién va a querer leer este baile descordinado de palabras sin sentido? ¿Qué me va a hacer mejor? Ahora escribo (si a eso se le puede llamar escribir) con la expectativa de que un día digas que era una broma que quieres volver a leerme como lo hacías antes.
O de encontrar a alguien que quiera leerme más de lo que tú querías
B.

Anuncios
Categorías: Nuestras historias | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: